93 126 88 48 613 040 356

Diferencias entre pintar y lacar las puertas

Las puertas de una vivienda, al igual que sus muebles y todos los elementos de madera que podamos encontrar, se deterioran con el paso del tiempo, puesto que la madera es un material especialmente sensible a la acción de la humedad y del tiempo.

Cuando esto ocurre, la primera reacción que puede tener uno es cambiar las puertas (y los muebles) y sustituirlos por elementos nuevos. Sin embargo, ésta no es la mejor opción en la mayoría de los casos, puesto que con una acción relativamente simple, podremos dar una segunda vida a nuestras puertas. En este punto tienes dos acciones: pintar o lacar tus puertas.

En qué consiste pintar las puertas

Tal y como la propia palabra indica, pintar una puerta consiste en aplicar pintura sobre ella. Antes de eso, sin embargo, será necesario lijar primero la puerta, para poder desprender los restos de barniz y pintura antigua que pudiera tener y dejarla totalmente lisa, y aplicar una imprimación.

Podremos pintar la puerta con brocha, rodillo o pistola.

En qué consiste lacar las puertas

Lacar una puerta consiste en aplicar laca o esmalte sobre ella. En este punto deberás tener en cuenta que lacar una puerta es un proceso más complejo que pintarla y puede resultar difícil para alguien que no sea profesional en la materia. Por este motivo, si necesitas lacar tus puertas, te recomendamos que solicites un presupuesto sin compromiso a nuestros profesionales de pintores Iluro en Mataró

Lacar una puerta es un proceso complejo que requiere de distintas fases. La primera, y la esencial, es la preparación previa al proceso de lacado propiamente dicho. Se necesitará lijar y aplicar imprimación para eliminar todo tipo de imperfecciones. Es importante también saber elegir los distintos esmaltes que utilizaremos, ya que el acabado dependerá mucho del material, y respetar al máximo los tiempos de secado. Será recomendable lacar tus puertas con una pistola, para lograr un resultado óptimo.

Ventajas y desventajas entre lacar y pintar

Ventajas y desventajas de pintar las puertas

Las ventajas de pintar las puertas son:

  • Es un proceso sencillo que no requiere de una gran formación.
  • Es más económico que el lacado.
  • Es un proceso rápido en el que muy pronto podremos ver los resultados.

Las desventajas de pintar las puertas son:

  • La pintura es menos duradera que el esmalte o la laca
  • Es fácil que queden marcas y el resultado no sea perfecto.

Ventajas y desventajas de lacar las puertas

Las ventajas de lacar las puertas son:

  • Con este proceso obtendremos una superficie lisa y sin imperfecciones.
  • Podemos graduar el nivel de brillo que queremos darle a la puerta según el tipo de esmalte que escojamos para el lacado.
  • Obtenemos un resultado más duradero que con la técnica de la pintura.

Las desventajas de lacar las puertas son:

  • El coste de lacar una puerta es más elevado que el coste de pintarla.
  • Con golpes bruscos es fácil que la laca pueda agrietarse o soltarse.

Precio de pintar y lacar las puertas

El lacado de una puerta tendrá, por regla general, un coste más elevado que pintar esa misma puerta. La razón radica en el hecho de tratarse de un proceso mucho más largo y complejo que, por lo tanto, requerirá más horas y experiencia en su realización.

Para que puedas tener una referencia, el pintado de una puerta estándar puede estar entre los 60€ y los 100€, mientras que el lacado de la misma puerta oscilará entre los 80€ y los 150 €.

Si quieres saber cuál de las dos opciones te conviene más, no dudes en contactar con nuestros profesionales de Reformas Iluro en Mataró (Barcelona) para poder obtener un presupuesto totalmente gratuito y sin compromiso totalmente adaptado a tus necesidades.

Tiempo de aplicación de pintar y lacar las puertas

Como hemos dicho anteriormente, pintar una puerta es un proceso rápido y sencillo. La única precaución de deberemos tomar será la de lijar previamente la puerta y aplicar imprimación para poder eliminar todas las imperfecciones. No obstante, este proceso podrá ser más superficial que en el caso del lacado, donde lijar requerirá un cuidado y un rigor especial. Se suele pintar con rodillo o brocha, aunque también podremos utilizar una pistola.

Sin embargo, el lacado de una puerta es un proceso mucho más complejo y que requerirá más tiempo. En primer lugar, será necesario lijar a conciencia la puerta, puesto que cualquier imperfección que pueda haber en la superficie puede hacer que el resultado final no sea óptimo. También necesitaremos aplicar productos de imprimación. Será esencial, también, dejar secar el esmalte adecuadamente para un acabado óptimo.

Calidad del resultado final

Con el lacado de una puerta podemos conseguir una superficie lisa sin imperfecciones. Además, podremos graduar el brillo según el esmalte elegido para realizar el trabajo.

Con la pintura, en cambio, obtendremos una superficie rugosa y tenderán a aparecer marcas e imperfecciones, especialmente si pintamos con brocha o con rodillo.

Qué opción es más barata: pintar o lacar las puertas

El término barato, es un término subjetivo, puesto que, para saber si algo es barato o caro no hay que fijarse únicamente en el coste de adquisición, sino que también tendremos que tener en cuenta otros factores, como la duración y la calidad del acabado conseguido.

Las principales diferencias entre el pintado y el lacado de una puerta son básicamente dos (además del proceso a realizar que, como hemos visto hasta ahora, son totalmente distintos): la calidad del acabado y su duración. En ambos casos, los resultados que se consiguen son bastante mejores en el caso del lacado que del pintado.

Por esta razón, aunque a priori pueda parecer que lacar las puertas es más caro que pintarlas, a corto plazo nos saldrá más barato.

¿Necesitas ayuda?